martes, 12 de enero de 2010

Prueba de la Bravura

Como tradicional método de selección, cada año, en todas las ganaderías de lidia, se hacen tientas para probar la bravura de las becerras, eralas y vacas, es decir, de las futuras madres. En estas faenas de campo, el ganado de lidia demuestra su bravura sin mayor problema ante la provocación de los toreros, y reciben una calificación por parte del ganadero; de esta manera se hace la selección de la bravura en la raza de lidia.
Sin embargo, a veces, cuando estas hembras de la raza de lidia son sometidas a exceso de trabajo durante la prueba, y por lo tanto, a procesos estresantes prolongados de tienta, aparecen fenómenos de agotamiento físico, o fenómenos patológicos consecuencia de deficiencias en oligoelementos, como por ejemplo déficit de Mg. El magnesio es necesario para desempeñar importantes funciones orgánicas, como la conducción nerviosa, contracción muscular, reacciones enzimáticas, etcétera..
En esta comunicación, los autores exponen el caso donde se tientan doce eralas de 200 kg, que posteriormente de manera sorpresiva, 6 de ellas aparecen postradas en decúbito esternal, para finalmente morir antes de transcurridas 24 horas; una de ellas se mantiene viva durante 15 días y se le administra por parte del ganadero durante todo este tiempo, un complejo vitamínico B, dexametasona 21-isonicotinato, fenilbutazona y flunixin meglumine, todo vía i.m. Una vez transcurrido este tiempo, el caso es remitido a l equipo veterinario formado por los autores, encontrando los siguientes signos clínicos: permanente decúbito esternal con alternancia de periodos en decúbito lateral, permanece alerta con intentos de acometer, no comatosa, ligeras convulsiones esporádicas, buen estado de carnes, ligeros temblores musculares, midriasis, ligera hipotermia periférica, disnea taquipnéica con respiración superficial, taquicardia, pulso periférico débil, tumefacción dolorosa en las regiones carpales de ambos miembros torácicos, con lesiones de tipo ulcerativo. FC: 84 ppm, FR: 30 rpm, T: 38,6 ºC, mucosas rosadas, TRC: <2”, elasticidad cutánea disminuida.
El diagnóstico definitivo fue de tetania hipomagnesémica. El pronóstico fue grave debido a que había permanecido muchos días en decúbito y había desarrollado una importante tumefacción de las regiones carpales que le imposibilitó levantarse y permanecer de pie. Se hizo tratamiento con base en 250 ml. de solución de magnesio y calcio i.v., 20 ml. de dexametasona i.v. Además, para evitar recidivas, se le administró vía s.c. 150 ml. de la misma solución, y 200 gr. de sulfato de magnesio mediante sondeo orogástrico.
No respondió al tratamiento y a las 48 horas, se realizó la necropsia. Los hallazgos anatomopatológicos más relevantes fueron hemorragias cardiacas, edema y enfisema pulmonar con zonas neumónicas y degeneración hepática con focos necróticos. La causa de la muerte ha sido por un fallo hepático, con áreas de necrosis centro y mediolobulillar, la presencia de acumulo masivo de pigmento biliar, edema pulmonar y las hemorragias observadas en el sistema nervioso central.


En las ganaderías de bovino de lidia, comúnmente cada año, se hacen tientas de becerras, novillas y vacas para probar la bravura de estas como futuras madres. En estas faenas de campo, el ganado de lidia demuestra su bravura, y reciben una calificación por parte del ganadero; esto es la selección que se hace en la raza de lidia.
Para estas faenas, los animales necesitan tener un estado de salud óptimo, ya que se le pide un gran esfuerzo físico durante un tiempo prolongado. En algunas ocasiones pueden aparecer fenómenos patológicos, latentes consecuencia de déficit en oligoelementos, por ejemplo en magnesio (Mg). Estas deficiencias, a menudo, son causa de incorrectas medidas de alimentación y escaso conocimiento de los requerimientos mínimos de esta complicada raza.
El magnesio es necesario para desempeñar importantes funciones orgánicas, como conducción nerviosa, contracción muscular, reacciones enzimáticas, etc. Dicho mineral, los animales lo adquieren de forma natural en la hierba verde y otros nutrientes de origen vegetal.

La tienta en el ganado de lidia es una labor que realiza el ganadero como método ideal para la selección; es de suma importancia no solo para el ganadero, sino también para el animal, ya que supone una primera lucha por su supervivencia, ante la cual, nunca antes había tenido contacto. La tienta supone para el animal tentado un importante desgaste emocional, que junto con el desgaste físico, conlleva una gran movilización de reservas tanto energéticas como minerales. La concentración de magnesio, así como la de calcio, son fundamentales para una buena contracción muscular, funcionalidad cardiaca, transmisión del impulso nervioso, etcétera. Cuando los niveles de ambos minerales, descienden por debajo de los niveles fisiológicos normales, aparece una patología con un cuadro clínico característico conocida como tetania, ya sea hipomagnesémica si disminuye el magnesio, o hipocalcémica si disminuye el calcio.
Cuando los animales no reciben una buena alimentación, tanto por deficiencias de pasto en las épocas invernales, o por falta del suplemento externo, presentan carencias alimentarias o nutricionales. En este caso, los animales solamente tenían a su disposición el pienso proporcionado por el vaquero, -que si bien era correcto como suplemento para animales en extensivo en épocas de escasez-, cuando los animales están en un régimen intensivo, será necesario administrarle un pienso más completo, que contenga todos los requerimientos alimenticios. Tras la anamnesis, exploración del animal y resultados de la analítica, el diagnóstico orientaba claramente hacia una tetania hipomagnesémica pero sin hipocalcemia. Los niveles de AST estaban altos como consecuencia del daño hepático por la previa administración indiscriminada de corticoides y AINES, así como por la tetania. Los niveles de CPK también se encontraban muy elevados como consecuencia de la tetania y convulsiones. La hiperpotasemia también es frecuente en las tetanias debido a la rotura de fibras musculares que liberan potasio, además de la convulsiones. Tras la administración de la solución de magnesio y calcio, los niveles de ambos iones incrementaron hasta alcanzar valores que se encontraban dentro del rango fisiológico. La inflamación observada a nivel de las articulaciones de los miembros locomotores torácicos, con posible artritis/artrosis, etcétera. y la falta de ejercicio durante 16 días, puede ser por otra parte la causa de que no se haya levantado después del tratamiento. A pesar de aplicar un correcto tratamiento, éste, no fue un éxito por el importante deterioro orgánico del animal como se evidencia en la imágenes aportadas, el cual, no soportó la nueva situación de estrés al que fue sometido, así como fue incapaz de metabolizar el importante aporte electrolítico; hecho que parece lógico, tal y como se observó posteriormente en la necropsia.
Las lesiones encontradas a nivel del cerebro y del cerebelo como son, la degeneración y necrosis cortical, las hemorragias y degeneración tanto de neuronas como del neuropilo (axones) podrían ser los causantes de la falta de fuerza y movilidad para que la vaca pudiera levantarse tras la administración del magnesio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada